Ajuste por inflación en los estados contables por ejercicios cerrados a partir del mes de julio de 2018

Los estados contables y estados financieros preparados de acuerdo a normas contables argentinas (NCA) o normas internacionales (NIIF) no han reconocido en los últimos años el ajuste por inflación principalmente porque las normas profesionales requieren se cumplan ciertas pautas cualitativas y una pauta cuantitativa para poder aplicar la reexpresión.

En el mes de junio 2018 se ha alcanzado la pauta objetiva y cuantitativa de una tasa acumulada de inflación en los últimos 3 años que supere el 100%, asimismo se vienen observando en los datos macroeconómicos del país el cumplimiento de la mayoría de las pautas cualitativas.

A raíz de esta cuestión, la Federación Argentina de Consejo Profesionales de Ciencias Económicas (FACPCE) ha emitido recientemente un comunicado definiendo cumplidas las pautas requeridas por las normas profesionales, y por lo tanto la obligación a partir del mes de julio de 2018 de reexpresar los registros contables por inflación.

A la fecha existe gran cantidad de interrogantes prácticos, profesionales y legales sobre la reanudación de la aplicación del ajuste por inflación sobre los cuales la FACPCE está trabajando junto a organismos reguladores para resolverlos y los cuales se irán comunicando oportunamente.

Es importante recordar que se encuentra vigente el Decreto 664/2003 del Poder Ejecutivo por el cual se prohíbe a los organismos reguladores dependientes del P.E.N. (IGJ, CNV, SSN, AFIP, INAES, etc) aceptar la presentación de estados contables ajustados por inflación. Esta prohibición genera una contraposición entre normas profesionales y normas legales que deberá resolverse próximamente, pero que en la práctica obliga al Directorio de las sociedades a emitir estados contables sin ajuste por inflación – y al síndico societario, de velar por el cumplimiento de esta cuestión – y a los auditores independientes de dichos estados contables a hacer mención en sus informes de auditoría del incumplimiento de una norma profesional.

La FACPE ha determinado en un principio un periodo de transición hasta el 30/09/2018 para determinar cuestiones que hoy no están claras en la aplicación, como por ejemplo: índice a aplicar (IPIM, IPC u otro), tratamiento de los revalúos técnicos contables que pudieran haber sido efectuados, armonización de método de reexpresión indicado por la NCA con la norma internacional (NIC 29), posibilidad de determinar un método simplificado para pequeñas y medianas empresas y también tratamiento del ajuste por inflación para las cifras comparativas.

La reanudación del ajuste por inflación trae entonces una importante serie de cambios y cuestiones a tener en cuenta, entre otras cosas la profesión contable hace 15 años que no lo realiza, por lo que la mayoría de los actuales profesionales nunca lo han practicado y debería capacitarse, asimismo el primer ejercicio económico reexpresado deberá reconocer la inflación desde la fecha de origen de las partidas, lo que en algunos casos podría significar desde el año 2003, y esto posiblemente genere cambios muy significativos en la medición del Patrimonio Neto.

En consecuencia las cuestiones a tener en cuenta para la emisión de los próximos estados contables son las siguientes:

  • Los estados contables emitidos al 30/06/2018 anuales o de periodos intermedios no deben ser ajustados por inflación, pero se recomienda revelar en notas complementarias la situación descripta en este memo.

 

  • Los estados contables emitidos al 31/07/2018, 31/08/2018 o 30/09/2018 en principio, ya sean anuales o intermedios deberán ser emitidos sin ajuste por inflación, hasta tanto el Decreto 664/2003 se encuentre vigente, pero deberán informar en notas esta situación y revelar con datos cuantitativos el efecto sobre el resultado y el patrimonio de la aplicación de la reexpresión para la lectura y análisis de los usuarios. El informe de auditoría posiblemente deba tener alguna observación sobre el incumplimiento de la norma profesional.

 

  • Los entes deberían empezar a planificar y preparar sus sistemas de gestión y de registración contable ante este nuevo escenario, así como también los controles internos necesarios para garantizar la correcta aplicación de la reexpresión sobre sus registros.

 

  • La reexpresión de las partidas debe practicarse desde la última fecha de aplicación de ajuste por inflación (febrero 2003) o fecha de anticuación si fuera posterior.

 

  • El cálculo de cifras reexpresadas debe realizarse también para el ejercicio o periodo comparativo.

Demos

Layout

Wide
Boxed

Nav Mode